Revista Cultura. Buenos Aires, julio de 2002 Por Patricio Lóizaga

 Con una obra próxima a Antonio López García y por momentos a Richard Estes, la argentina Graciela Ieger (con i latina) sorprendió con la excelencia de sus obras expuestas en Galería de la Recoleta con curaduría del teórico y crítico de Arte Fermín Fèvre. Son imágenes de la ciudad de Buenos Aires con un tratamiento realista y que reconocen ciertos climas de Edward Hopper. Dice Fèvre en el catálogo: "Las pinturas que exhibe en esta muestra Graciela Ieger se refieren a distintas situaciones urbanas, en su mayoría escenificadas con la presencia del hombre y su sombra. En muchas de ellas identificamos algún lugar de Buenos Aires, pero la artista nos sitúa ante una situación universal del hombre en el escenario de la gran ciudad. Existe una abundante literatura acerca de la soledad humana en el panorama urbano. Es, tal vez, una de las situaciones más frecuentes y características del hombre reducido a sí mismo en la intensa vivencia de estar sólo"